Bartrand (IV): de los dieciocho a los veintidós (1135-1139)

Tras el desastre de la Batalla de Fraga Bartrand junto a su maestro y Garoul ex Flambeau se ven obligados a refugiarse en Mons Aneto. Pero rápidamente se verán atrapados en la red de violencia que es el muy dividido Tribunal de Iberia.

Año 1135

El inicio del año sorprende a Bartrand y su Maestro aun disfrutando de la hospitalidad de Mons Aneto. La poderosa Alianza regida por magos Flambeau mira con cierta simpatía al trio de supervivientes de la Batalla de Fraga y les permite residir en ella, al menos por el momento. Como sea Bartand aprovecha para descansar y, algo escarmentado por su roce con la muerte, agradece que por una vez su Maestro no lo lleve a jugarse el cuello constantemente.

Claro está que nada es gratis y mucho menos la cortesía en la Orden de Hermes. Los magos de Mons Aneto les hacen saber, primero de forma sutil y luego de forma más clara, que su presencia en la Alianza tendrá un coste. Tras ciertos debates Garoul ex Flambeau decide poner tierra de por medio antes de verse enmarañado en los asuntos de un Tribunal que no es el suyo y regresa a Bearn. Por otro lado Port es menos hábil y se ve obligado, junto a Bartrand, a dedicar el verano poniendo coto a las desbandadas de un grupo de trasgos que desde una torre abandonada en Torrero, cerca de Zaragoza, están cometiendo mil y un desmanes. Bartrand, que ya empieza a tener cierta experiencia en tejemanejes herméticos, le hace notar a su Maestro que esto probablemente huele a los magos de Mons Aneto arreglando sus propios desmanes. Que probablemente estos lo pusieran ahí para causar problemas a Ignis Terrae, una Alianza Jerbiton residente en Zaragoza, y que ahora necesitan cubrir sus huellas. Port ex Flambeau resopla y le dice a su Aprendiz que cierre la boca. Aunque el joven tiene claro que ha acertado.

Durante el Otoño ambos regresan a Mons Aneto donde a cambio de su labor le permiten a Port utilizar uno de los laboratorios. Este aprovecha para trabajar en mejorar su talismán con Bartrand como involuntario ayudante. Algo más interesante le parece al adolescente el Invierno donde su Maestro lo instruye en el Arte de Ignem. Aunque no pueda lanzar hechizos la Resistencia Mágica es siempre bienvenida piensa el joven. Incluso se permite soñar, tras conocer a un discípulo de Ramius los magos acorazados de Flambeau, en poder algún día enfrentar el Guantelete y no resignarse a ese estado intermedio de eterno Aprendiz.

  • Primavera: Estudio “Teoría Mágica” 10px
  • Verano: Aventura “Armas de una mano” 6px
  • Otoño: Exposición “Teoría Mágica” 2px
  • Invierno: Enseñanza “Ignem” 9px

Año 1136

Quizás sea por su sangre Tytalus pero la intuición de Bartrand debía ser cierta cuando en Primavera un mensajero de la Alianza de Barcelona hace su aparición en Mons Aneto. Trae una carta del mago Berengal ex Jerbiton, quien en el pasado los animase a unirse a las tropas de Alfonso el Batallador en el asedio de Fraga. Al parecer las noticias de sus corredurías cerca de Zaragoza han llegado hasta él. En primer lugar se congratula de que estén vivos y en segundo lugar les ofrece un sustancioso pago en vis, con un generoso adelanto, para que cumplan ciertas tareas. La problemática es que dichas tareas bordean el delito hermético. Lo que el Jerbiton les pide es que defiendan al recién coronado rey de Aragón. Este tras huir de una revuelta encabezada por el Obispo de Jaca y refugiarse en Besalú, en la Catalunya Vieja, está retornando a Aragón para asentar el poder real. Berengal aporta ciertos indicios en su carta de que hay fuerzas místicas asistiendo a los enemigos del rey, y razona además que un Aragón fraccionado en manos de los barones es un peligro para toda la Orden en Iberia. Los argumentos son razonables, el pago provechoso y más que nada Port está faltado de otras opciones. Así, Bartrand vuelve a pasar una estación sobre la silla de montar reuniendo a una tropa de salteadores, asesinos y demás bandidos que por estas tierras se llaman al-mugavar. Estos hombres resultan ser una útil infantería ligera para el tipo de golpe de mano y chevauchee en la que Port y Bartrand son a la fuerza expertos. Y la experiencia le reporta a Bartrand un conocimiento de los principales insultos y maldiciones en la lengua local.

En Verano prosigue la campaña, uniéndose sus tropas irregulares a las fuerzas de Ramiro II rey de Aragón llamado “el Monje”. Este antiguo Abad de Roda de Isabena obligado a dejar los hábitos a la muerte de su hermano es posible que sea un rey renuente pero no está dispuesto a tolerar más insultos e injurias. Con una fría eficiencia las tropas reales, auxiliadas a veces de forma discreta por algún Pilum Ígneo de Port ex Flambeau, avanzan contra los barones rebeldes hasta que en Otoño estos aceptan acudir a las Cortes para negociar con Ramiro II.

Ese otoño en Huesca Bartrand puede ver de cerca el funcionamiento de las Cortes del Reino de Aragón. Y oyendo el tañido de la celebre Campana de Huesca aprende una lección sobre el arte de gobernar y mandar hombres. Realmente nadie olvidará en Aragón el tañido de la macabra campana. La experiencia deja algo impactado al joven quien no puede negar que aunque no haya sido el la mano ejecutora de esta ultima crueldad con seguridad si que la ha favorecido con su servicio a Ramiro II.

Pacificado el Reino de Aragón y recibido el pago por sus desvelos ambos se trasladan a Barcelona invitados por Berengal. En la floreciente Alianza urbana y casa Mercere anexa Bartrand se dedica a estudiar junto a su Maestro a la vez que ponerse al día de las ultimas novedades de allende el Pirineo.

  • Primavera: Practica “Lengua: Catalán” 8px
  • Verano: Aventura “Armas de una mano” 5px
  • Otoño: Aventura “Liderazgo” 5px
  • Invierno: Enseñanza “Teoría Mágica” 9px

Año 1137

Acomodados en Barcelona disfrutando de la hospitalidad del Jerbiton y la prospera Alianza barcelonesa Bartrand y Port se dedican a ampliar los conocimientos de Vim del joven seleccionando varios volúmenes de la biblioteca. El Aprendiz normando conoce al Aprendiz de Berengal un amistoso muchacho de su misma edad y de buena familia llamado Robert de Claral. Ambos jóvenes hacen buenas migas a pesar de su Don. Esto además le permite a Bartrand aprender que hay aprendizajes muy distintos a sus años de batallas y vagabundeos. Berengal parece estar aplicando un extraño régimen de aprendizaje basado en enseñanzas tanto propias del Occidente como misterios Orientales.

Durante el Verano Bartrand auxilia a su Maestro en continuar imbuyendo su talismán con nuevos efectos dedicados a mejorar las capacidades ofensivas del mago contra objetivos con resistencia mágica así como a destruir hechizos. Nunca más volverán los sahir a pillar desprevenido a Port ex Flambeau. Durante estos días llegan noticias intranquilizadoras de Aragón. Una mano negra está asesinando a varios barones que participaron en las Cortes del año pasado. Bartand nota un escalofrío en pensar en la Campana de Huesca de nuevo.

Las sospechas resultan fundadas cuando los asesinatos se van acercando a Maestro y Aprendiz en Barcelona. Algunos de sus almugavar aparecen asesinados de forma terrible en una acequia cerca de la ciudad y la paranoia y el miedo van atenazando a ambos mientras investigan el crimen. Finalmente descubren la siniestra mano tras los asesinatos: Arbazazu un demonio de la Orden de los Castigadores y Maestro de seis legiones del Infierno. Este busca castigar a aquellos que participaron en la creación de la Campana de Huesca y pone en un serio aprieto a Bartrand y Port quienes solo logran acabar con él tras una larga lucha en el Puente del Diablo situado al norte de Barcelona cerca de la villa de Martorell. Saben que el demonio volverá en un futuro, los diablos nunca mueren realmente, pero necesitará años para ello.

Durante el invierno Port instruye a Bartrand en el Arte de Corpus. Ambos reflexionan sobre los hechos de los últimos años y toman la decisión de emprender un peregrinaje a Santiago de Compostela para expiar sus pecados cometidos al servicio de los poderosos. Port le dice a Bartrand que ha hecho todo lo que ha podido con él, pero dado que no puede hacer magia le augura escaso futuro en la Orden. Aun así, concluirá su aprendizaje y le recomienda buscar la manera de unirse a los Boinas Rojas. El por su parte abrazará el credo del miles Flambeau y se entregará a expiar sus culpas con el servicio a los débiles.

  • Primavera: Estudio de libro “Vim” 10px
  • Verano: Exposición “Teoría Mágica” 2px
  • Otoño: Aventura “Conocimiento Reino Infernal” 5px
  • Invierno: Enseñanza “Corpus” 9px

Año 1138

En el anno domini Maestro y Aprendiz abandonan Barcelona para unirse al Camino de Santiago, su ruta los llevará hasta la abadia de Montserrat, de ahí a Cervera para luego girar hacia el norte para evitar Lerida, en manos musulmanas, para luego cruzar Aragón hasta la Rioja y ahí unirse al Camino Francés. Esperan recibir el perdón por haber pasado casi una década usando y abusando de las armas para tratar de ganar beneficio personal.

Los días se suceden y van pasando etapas sin mayor riesgo y quebranto. Los peregrinos siguen la ruta marcada por las conchas del Apóstol hasta entrar en el Reino de León. Ahí para su sorpresa se cruzan con otro mago de la Orden, no un peregrino si no un quaestior llamado Ianatus ex Guernicus. Este al parecer no tiene muy buena opinión de Berengal ni de Port y su Aprendiz. Tradicionalista acérrimo considera que estos han flirteado demasiado con el crimen de intervención en asuntos mundanos. En el animo de contrición ambos no pueden negarse cuando el quaesitor prácticamente les exige que lo auxilien en su investigación. Al parecer varios compañeros de fragua de un mago leonés han sido asesinados. Este acusa a un rival de haberlo orquestado y por lo tanto haberle privado de poder mágico. En su investigación el quaesitor ha encontrado a un testigo que pueda ayudarle. Lamentablemente se trata del fantasma de uno de los asesinatos que ahora vaga como alma en pena en la Compañía de las Ánimas. El plan de Ianatus es tan peligroso como atrevido: pretende obligar a la Compañía de las Ánimas a detenerse para poder entrevistar al fantasma. Lo que sigue es una serie de aterradoras noches en encrucijadas de caminos donde solo el valor de los Flambeau y la voluntad del quaesitor los salvan de acabar como animas en pena. Pero el resultado es exitoso y el Guernicus contento los deja marchar e incluso les entrega un documento en el que atestigua sus buenos servicios a la Orden.

Llegan por fin ambos peregrinos al Monte do Gozo (o Mons Gaudi) en el que ven la ciudad y su catedral. Mezclándose entre los peregrinos entran en la ciudad y oyen misa en la que por entonces aun es una pequeña iglesia románica. Al tomar la Comunión y recibir la absolución debida a todos los peregrinos Bartand nota un fuego avivarse en su alma que parece consumirlo y pierde el conocimiento. Durante su desvanecimiento tiene una visión del Apóstol Santiago vestido como un caballero que lo toca en la lengua con una espada de fuego. Cuando despierta en una posada donde su Maestro lo ha alojado y velado descubre que por fin su Don se ha manifestado y puede obrar magia. Los pecados de su padre natural han sido expiados y el Don le ha sido devuelto con toda su plenitud. Con lagrimas de alegría Maestro y Aprendiz celebran el milagro.

Durante el resto de la estación Port enseña a su Aprendiz los secretos de la Parma Mágica, la mítica defensa inventada por Bonisagus, y lo confirma como magus hermeticus. La señal del Cielo ha sido clara y el nuevo miles hermetico se propone seguirla a pies juntillas.

Bartrand escoge como sigil una concha como la del Apóstol y su impronta se revela como el grave sonido del tañer de una campana lejana. Toma como nombre de mago Iagus ex Flambeau filius Port en homenaje al apóstol que le ha devuelto el uso de su don. Asimismo, hace solemne voto de antes de siete años participar en una cruzada contra los mahometanos en tierras de Iberia.

En invierno mientras su maestro se esfuerza en traducir todos sus textos de laboratorio para entregárselos como regalo antes de su separación el joven practica con dominar la Parma sabiendo que le va a ser necesaria en su siguiente aventura: regresar a Normandía y obligar a su verdadero padre a disculparse con él.

  • Primavera: Práctica “Conocimiento de Area: Iberia“ 5px
  • Verano: Aventura “Conocimiento Reino Infernal” 5px
  • Otoño: Enseñanza “Parma Mágica” 11px
  • Invierno: Práctica “Parma Mágica” 4px

Año 1139

En Primavera ambos magos, Iagus (antes Bartrand) y Port se separan cuando el antiguo Maestro abandona Santiago de Compostela. La despedida es sentida por ambas partes y Port le indica que por su parte planea dirigirse hacia Provença donde seguirá con su infatigable búsqueda de un hogar. Quizás se establezca en Bearn. Acuerdan que dejará sus señas en Barcelona por si en un futuro debieran buscarse. Como regalo de despedida entrega a Iagus una copia de muchos de sus textos de laboratorio para que el joven mago pueda aprender unos cuantos hechizos.

Tras esto Iagus emprende el largo camino de vuelta a Normandía, cruza los Pirineos por Irún y sigue el camino francés siempre hacia el norte. Se cuida de evitar a las Alianzas y magos que pudieran reconocerle hasta llegar a las cercanías de Fudarus. Ahí se planta bloqueando un vado cercano e impidiendo el paso a los grogs. Clama que no liberará el paso hasta que aparezca Alrolf ex Tytalus. Sin dejarse amilanar por las amenazas de los grogs y utilizando su destreza en las armas para defenderse cuando intentan echarlo a palos el joven resiste en el vado. Finalmente, el mago de Fudarus decide enviar a su aprendiz una joven llamada Helge y que reclutó tres años después de despreciar a Iagus.

Confiando en su superioridad en la lid, al fin y al cabo el enemigo no es más que un aprendiz fracasado, la joven ataca el desafío de frente creyendo que su Don pleno le dará ventaja. Su sorpresa es total cuando Iagus demuestra su Resistencia Mágica. Aprovechando esa ventaja escondida toma prisionera a la muchacha y la lleva atada hasta las puertas de Fudarus.

Para su sorpresa no es recibido con una andanada de conjuros si no que su padre y el resto de Tytali están encantados. La actitud del joven, su valor para enfrentar un desafío y sus ansias de venganza les parecen virtudes propias de su Casa y Alrolf ofrece a Iagus unirse a la societates Tytalus como mago. Incluso le ofrecen poder residir en Fudarus y utilizar la biblioteca para compensar lo que consideran años de dejadez por parte de Port.

Aunque tentado Iagus rechaza la oferta. Al acabar el invierno abandona Normandía rumbo a Iberia donde le espera su voto al Apóstol. Su destino lo trazará solo él sin que las conjuras de su padre lo aten. ¿Pero será suficiente la distancia para liberarlo de las telarañas de intrigas de Alrolf ex Tytalus?

  • Primavera: Aprender hechizos
  • Verano: Práctica “Conocimiento de Área: Iberia“ 5px
  • Otoño: Práctica “Conocimiento de Área: Normandía“ 5px
  • Invierno: Aventura “Parma Mágica” 10px

Iagus ex Flambeau filius Port, el joven cruzado

ConceptoTras expiar los pecados de su padre con una peregrinación a Santiago de Compostela el joven mago toma las armas en defensa de la Orden y la Cristinada en la peligrosa lucha por la Reconquista en Iberia.

Características

Int+1 Per 0 Pre +1 Com 0 Fue+2 Vit+2 Des 0 Rap+1

Virtudes y defectos

Maestría de la Magia (Virtud Hermética Mayor): Tiene una afinidad natural para con el Dominio de los Hechizos. Domina automáticamente todos los hechizos y dobla los px en Dominio de Hechizos.

Características Mejoradas (Virtud General Menor): Suma +3 a los puntos que gastar en características

Guerrero (Virtud Menor General de Casa): Su aprendizaje junto a Port ex Flambeau quizás fuera escaso en enseñanzas arcanas pero fue pródigo en hechos de armas. Gana +50px en habilidades marciales.

Bastardo (Defecto Menor, Status Social): Es un bastardo, su padre y su madre no estaban casados. Esta virtud puede encontrarse en Apprentices.

Formación defectuosa (Defecto Menor, Hermético): Dado que durante años su Maestro lo creyó incapaz de realizar mágia su formación en las Artes fue muy pobre.

Enemigo bienamado (Defecto Menor, História): La nueva aprendiz de su padre Alrolf ex Tytalus, a la que humilló derrotandola en 1139, lo ha tomado como enemigo personal en una de las extrañas e intensas relaciones de amor y odio propias de esa Casa. Este defecto aparece en Societates.

Maestro Infame (Defecto Menor de Historia): Su primer maestro y padre Alrolf ex Tytalus tiene una merecida mala fama y la jugarreta que le hizo a Port ex Flambeau es bien conocida. Quienes la conocen estan convencidos de que el muchacho es tan o más liante que el padre. Tiene una Reputación Negativa de 3 entre magos.

Artes

  • Corpus 5 (2/6)
  • Ignem 6 (5/7)
  • Mentem 4 (0/5)
  • Vim 7 (0/8)

Habilidades

  • Armas de una mano (Espada): 5 (0/30)
  • Artes Liberales (Gramática): 1 (3/10)
  • Atención (Oído) 2 (5/15)
  • Atletismo (Correr) 2
  • Conocimiento del Área: Normandía (Pueblecitos) 3 (0/15)
  • Conocimiento del Área: Iberia (Camino de Santiago) 1 (5/10)
  • Conocimiento del Reino Infernal (Castigadores) 1 (5/10)
  • Embaucar (Mentir a superiores) 2
  • Lenguaje Materno: Francés (Lenguaje llano) 5
  • Lenguaje: Latín (Eclesiástico) 5 (1/30)
  • Lenguaje: Catalán (Soldadesca) 1 (3/10)
  • Liderazgo (En Combate) 3 (1/20)
  • Montar (Caballos) 4 (7/25)
  • Parma Mágica (Ignem) 2 (10/15)
  • Pelea (Golpes sucios) 2
  • Profesión: Armero (Reparar armaduras): 1 (2/10)
  • Profesión: Escriba (Copiar textos cortos) 1 (9/10)
  • Sigilo (Esconderse) 2
  • Supervivencia (Forrajear) 1 (0/10)
  • Teoría Mágica (Ignem) 4 (20/25)

Posesiones

Ropas sencillas, Armadura de malla, Capa de viaje, Pony, Caballo Coquin, Puñado de piezas de plata, Cuchillo pequeño, Escudo, Espada, Lanza, Alforjas, Sigil: Concha, Grimorio con hechizos propios de los Flambeau

3 Comments

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s