Noviembre Hermético 2020 (XIV): Tras los pasos de Ulises

Título: La petjada d’Ulises (La huella de Ulises)

Autor: Carolus Litore ex Merinita filius Vossler

Escrito en: 1221

Difusión: Amplia en las zonas con presencia comercial catalana incluso entre mundanos

Carlous Litore dedicó la primera mitad de su vida como mago dedicado a la recuperación de los textos clásicos. Pero en vez de, como muchos otros, dedicarse a la recuperación de los textos de los grandes filósofos este Merinita prefirió recuperar las narraciones literarias sobre las trifulcas, aventuras y desventuras de dioses paganos y otros seres propios del reino feérico.

Así pues se le debe una de las primeras ediciones anotada especialmente para los magi de las Metamorfosis de Ovidio y la recuperación y de tres Bucólicas de Virgilio (la cuarta, la octava y la novena) que se creían perdidas o fragmentarias hasta que, con la colaboración de la Buscadora Alia ex Bonisagus, logró recupera y compilar el texto a partir de varios fragmentos recuperados en el sur de Italia.

Su erudición, teórica y basada en el estudio de las pistas dispersas en los clásicos, sobre los poderes feéricos de la Antigua Grecia le mereció en 1202 la invitación de la poderosa alianza Jerbiton de Constantinopla de visitar la Alianza de Thebas y la ciudad que conservaba el mayor número de textos clásicos en el mundo cristiano. Como estimado visitante de la urbe Carolus permaneció en esta hasta su caída y saqueo en 1204.

Así pues el erudito mago hubo de abandonar, como él mismo diría “a la manera de Eneas, huyendo del fuego y el pillaje”, la ciudad y tratar de ingeniárselas para regresar a su hogar, una pequeña Alianza en el sur de Provença.

Así empezó la segunda mitad de su vida.

Pues de la misma manera que Odiseo su vuelta al hogar fue en extremo azarosa. Parece ser que los poderes feéricos, revitalizados tras la desacralización de la muy cristiana ciudad de Constantino, se divirtieron haciendo pasar al pobre por las penurias del más famoso de los hijos de Itaca. Así pues, fue preso de los ciclopes y los terribles lotófagos y cayó durante dos años preso de los encantos de Calipso. Aunque a diferencia de Ulises en su caso la titanesa lo dejó marchar al comprobar que el mago solo tenía interés en la educada conversación y no en los placeres del lecho.

Visitó también la isla de Aeaea y fue testigo de la fundación de la Alianza latina bajo la protección de Circe. Con el beneplácito de la hechicera y la ayuda de los magos ahí residentes pudo conseguir pasaje en una galera con rumbo a Génova. Solo para verse de nuevo atrapado en un naufragio, huir de los terribles mercaderes de esclavos de Libia (que pretendían venderlo a una raza de hombres con cabeza de perro) y ganar su pasaje de vuelta al continente tras una competición de ingenios con el mismo fantasma de la reina Dido de Cartago en una regio en la que estuvo atrapado lo que él creyó tres días y sus noches pero que fueron tres años.

Cuando apareció finalmente de vuelta en su Alianza, en 1216, encontró en que todos sus sodales lo habían dado por muerto. No desanimado por ello acometió la tarea de poner por escrito todos sus viajes en forma de comentario a la Odissea. Para ello acometió su propia traducción del texto homérico logrando una versión en catalán de este que fue alabada por su sensibilidad y que le permitió, mediante su venta a los mundanos, recuperar en algo sus maltrechas finanzas.

Su Comentario, tal y como avanza el título, interroga que hay de verdadero en el ciclo de la Odisea y señala posibles diferencias entre las criaturas feéricas que el viajero original encontró con aquellas que el propio Carolus Litore hubo de sortear en su peregrinar. Sorprende la bonhomía con la que el autor por ejemplo describe las peculiaridades del acento de los ciclopes mientras estos discuten si asarlo o macerarlo (se decidieron por macerarlo, pero tras emborracharse Carolus pudo escapar) y como parece mantener claro que su papel en la historia es sobrevivir y contarla. En esto algunos Merinita interesados en el poder de las historias han encontrado un hilo del que tirar al plantear la posibilidad de extraer poder de la propia creación y participación en los complejos juegos de vitalidad de las hadas.

Otros magi, como por ejemplo los miembros de la Casa Jerbiton o incluso los cultos entre los mundanos, sencillamente apreciarán lo melódico de su texto y disfrutarán de las aventuras del pobre literato perdido entre monstruos, dioses y ninfas.

Estadísticas

Habilidad/Arte: Summa de Conocimiento del Reino Feérico

Nivel: 3

Calidad: 14 (Comunicación del Autor +4, Escriba experto +1, Encuadernador experto +1. Iluminador experto +1, Bono por virtudes +3, Comentario +1, +3)

Especial: el libro está escrito en catalán. Para un lector medieval pero que hable Lengua de Oc o Aragonés el texto es inteligible con un -1 en Calidad. Asimismo, este libro es un Comentario, por lo que requiere haber leído la Odisea. La Odissea en si misma es un Tractatus en Conocimiento del Área: Grecia de nivel 15 (¡es Homero!).

Nota de diseño: este libro está pensado como un pequeño homenaje a la versión que el gran Carles Riba (eminente traductor de los clásicos, poeta romántico e incluso trovador en lengua gallega) hizo para el publico juvenil de su traducción de la Odissea. Actualmente recuperada y publicada por Cal·ligraf con bellas ilustraciones de Dani Torrent. ¡Una forma genial de iniciar a los más jóvenes de la casa en los clásicos!

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s