Noviembre Hermético 2020 (XV): Sibilino y felino

Título: ⲣⲉⲙ Ⲟⲩⲃⲁⲥⲧⲉ(De Bastet)

Autor: supuestamente Adom ex Miscelanea

Escrito: en algún momento entre 1205 y 1220

Difusión: una única copia en deposito en Mimizan

Adom ex Miscelanea siempre fue un mago peculiar. Algunos menos educado dirían directamente que era increíblemente raro. Para empezar, destacaba en cualquier reunión de magos por sus rasgos orientales, tez aceitunada y enormes ojos oscuros. Por si fuera poco sus maneras eran claramente excéntricas, incluso para los estándares de la Orden, y extranjeras incluso para lo que se espera de un oriental. Por ejemplo solía interrumpir una conversación cuando se aburría, reclamar de forma grosera la atención para luego ignorar a su interlocutor. O su desconcertante manía de invadir el espacio personal y manosear a los otros. Aunque eso quizás se explicase por el tercer elemento más extraño que rodeaba a Adom ex Miscelanea: su origen.

Pues Adom no fue un aprendiz criado dentro de la Orden de Hermes si no que apareció en Venecia afirmando proceder de Egipto, donde había sido educado por Treun ex Bonisagus. Era claro que el joven Adom poseía el Don y una cierta, aunque defectuosa, formación hermética. Pero había algunos problemas con su historia: para empezar el tal Treun ex Bonisagus había desaparecido del Tribunal de Thebas cincuenta años antes, en segundo lugar su formación era tan desorganizada que sus capacidades mágicas eran ciertamente defectuosas y en tercer lugar desconocía la Parma. Aun así, quizás por sacárselo de encima, los magos venecianos lo enviaron a Durenmar. Ahí se le aceptó como Aprendiz y pudo completar su formación aunque dado que nunca pudo demostrar haber sido realmente aprendiz de Treun ex Bonisagus no se le permitió intitularse filius de este ni entrar en la Casa Bonisagus.

No pareció importarle mucho al excéntrico mago (y menos a los severos magos de Durenmar que celebraron verlo marchar) quien tras un largo peregrinar, durante el que no se le conoce paradero durante tres años, apareció en Provença para establecerse. Lo hizo acompañado de su familiar, un enorme gato gris llamado Baast, y no perdió el tiempo en hacerse una fama de excéntrico. A su extraño origen añadió el contar a quien quisiera escuchar un extrañísimo relato sobre su origen. Afirmaba Adom, quien a ratos se vestía como una princesa egipcia y se hacía llamar Ati-Bast’, haber nacido en el interior de un regio situado al sur del Cairo en el que permanecía congelada en el tiempo la ciudad egipcia de Bubastis. Un lugar en el que afirmaba seguía viva la magia de los antiguos magos-sacerdotes de Thot bajo el patrocinio de una enorme criatura de origen mágico con forma de gato: la propia diosa felina Bastet. Afirmaba ser su profeta y haber venido a revelar una gran verdad a los magos de la Orden de Hermes. No era tampoco un mago especialmente brillante y su única obsesión parecía ser la de celebrar complejos rituales, sin aparente valor mágico, de estilo egipciaco y mimar a su gato familiar.

La mayoría lo tomaron a risa y nadie prestó mucha atención a Adon (o Ati-Bast’ según la fase lunar en la que se encontrase) hasta su súbita desaparición. Pues veinte años después de llegar a Provença recurrió a todos los favores, caridad y banqueros Mercere en ese y otros Tribunales para acumular una gran cantidad de peones de vis. Ninguno de los afectados quiere admitir una cifra clara pero los rumores hablan de un mínimo de nueve reinas. Súbitamente visitó la Alianza de Mimizan y le entregó a Rebecca ex Miscelanea en deposito lo que parecía una caja de libros sin mucho valor. Y luego desapareció.

Cuando al cabo de unos meses sus acreedores se dieron cuenta de que Adon/Ati-Bast’ se había volatilizado empezaron a seguirle la pista y acabaron en Mimizan. Ahí la azorada Rebecca Ex Miscelanea tuvo recurrir al arbitrio de los quaesitores del Tribunal para que no se le reclamase la deuda afirmando que su relación con el desaparecido era casi nula y ofreciéndose a entregar la caja de libros a quienes lo pidieran. Con evidente fastidios algunos de los acreedores exigieron a los quaesitores su apertura solo para descubrir que ninguno de los libros tenía valor alguno al ser copias baratas de obras de poca calidad.

Todos los libros menos uno claro está. Uno de los libros llamó la atención por estar escrito íntegramente en alfabeto egipcio copto. Tras mucho indagar y copiar unas páginas (sin saber lo que decían) la enviaron a Fine ex Bonisagus una maga del Tribunal Romano experta en ese lenguaje y se olvidaron del tema. Todos menos Rebecca ex Miscelanea quien fue dejada en custodia del libro y descubrió para su pesar que el libro parecía estar vivo, cambiando de sitio a su antojo en la biblioteca, empujando otros libros como por el placer de verlos caer y en general comportándose…como lo haría un gato.

Su hartazgo, y varias cartas de queja al quaesitor superior del Tribunal, no tuvieron demasiado efecto (muchos preferían olvidar las perdidas y dolores de cabeza que el mago desaparecido había dejado tras de si) hasta que para componer la sorpresa y extrañeza del asunto el propio aprendiz de Fine ex Bonisagus apareció en el Tribunal para entregar en mano una carta de su maestra. En ella afirmaba que el texto era una summa de animal de altísimo nivel en sus propias palabras “probablemente las hojas de este Arte” y se ofrecía a pagar tres reinas de vis, al momento, por el volumen.

Así pues el libro sigue atormentando la biblioteca de la pobre Rebecca ex Miscelanea en Mimizan al sur de Provença mientras un numero cada vez mayor de magos discuten, a gritos en Tribunales, por carta entre ellos, al quaesitor superior, a la praeco e incluso a la prima Ex Miscelanea sobre que hacer con el libro. Algunos exigen que se venda a quien lo quiera (han aparecido varias ofertas pero Fine ex Bonisagus afirma que la suya tiene preponderancia) aunque no logran ponerse de acuerdo en como dividir el precio, otros exigen que se traduzca para beneficio de toda la Orden u otras divisiones a cada cual más compleja. Cualquier mago con afición al derecho hermético podría hacer fortuna resolviendo el enredo.

Finalmente la difusión de este rocambolesco asunto ha dado pie a que dos magi busquen socios para sus particulares empresas. Por un lado Melio ex Flambeau y su esposa Joana ex Mercere de Iberia quieren armar una expedición para acudir a la supuesta Bubastis (en medio recordemos del califato egipcio) para descubrir si ahí se esconden otros tesoros. Por el otro el anciano quaesitor Adso of Baskerville ex Guernicus de Stonehenge cree que las referencias al felino gigante, la obra que causa discordia y la extrañeza de Ati-Bast’ son señales de injerencia diabólica por lo que hay que hacer es quemar el libro (robándolo por la fuerza de Mimizan si es necesario) y luego emrpedner una expedición a Bubastis ¡para quemarla también!

Estadísticas

Habilidad/Arte: Summa de Arte Animal

Nivel: 25

Calidad: 8 (Comunicación del Autor -1, Iluminador experto +1, Encuadernador experto +1, Iluminador experto +1, Resonancia +3, +3)

Especial: el libro posee rasgos de personalidad Arisco +3, Caprichoso +3 por lo que puede decidir no dejarse estudiar por propia voluntad. En ese caso es casi imposible abrirlo y las páginas aparecen emborronadas. Además todo estudioso debe realizar una tirada de Vitalidad con dificultad 6 al final de cada estación de estudio o desarrollará alergia a todos los gatos (mundanos o mágicos). Para leerlo hace falta conocer Lenguaje: Copto al nivel 4 y dedicar un punto de Artes Liberales a dominar ese alfabeto.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s