Noviembre Hermético 2021 (XV): Crear oro de la nada

Nombre y tipo: Venta de Indulgencias (Caridad)

Descripción:

Aunque parezca mentira el mejor método para conjurar dinero del mismo aire no es la alquimia o tan siquiera el uso de hechizos de Creo Terram. Aquellos quienes mejor han logrado ese aparente milagro son los miembros del clero católico medieval quienes han dado con un invento teológico que les permite vender algo tan vaporoso como el perdón eterno e incluso pedazos del Cielo.

El concepto de indulgencia proviene de la misma base del Cristianismo Católico y la creencia que los pecados pueden, y deben, ser compensados no mediante el simple arrepentimiento del pecador si no mediante la realización de obras piadosas. Siendo que la necesidad de mayor o menor penitencia y obras piadosas dependerá de la gravedad y número de los pecados y pecadillos cometidos.

Esta idea dio por ejemplo origen a los peregrinajes, como el camino de Santiago o las romerías locales, y fue evolucionando hasta que hacia el siglo XI se empieza a extender la teoría de que dado que las obras piadosas no necesitan ser realizadas directamente por el pecador si no por otros en su nombre. Este hecho de nuevo se basa en una idea católica muy aceptada: la intercesión o la idea de que uno puede rogar a Dios (o a los santos para que estos lo hagan de forma subrogada) por la salvación o salida del Purgatorio de un alma. Esto llevará rápidamente a popularizar la dadiva de limosnas u otras donaciones a aquellos que asisten a los pobres como la manera más cómoda de remitir los pecados cometidos.

De ahí a la creación de las indulgencias como mercancía vendible solo había un paso. Un paso que Clemente VI dio alegremente en 1343 (probablemente por el hecho de que encontró Roma en ruinas y necesitaba el sonante) al formular mediante bula papal la idea del Tesoro del Mérito. Este es el concepto de que por su vida y obra Jesús acumuló infinitas buenas acciones (el tesoro mencionado) que podían utilizarse para cancelar los pecados de cualquier persona por graves y numeroso que fueran. Y claro está que el Papa como vicario de Cristo era el propietario terrenal de esta inagotable fortuna.

Y ahí se desató una fiebre de simonía (pecado de comerciar con cosas sagradas y que debe su nombre a Simón el Mago que aparece en los Hechos de los Apóstoles) por la que empezando por el Papado y llegando hasta emprendedores individuales el comercio de indulgencias se hizo cada vez más popular. El mecanismo funcionaba casi como una concesión administrativa por la que Roma vendía enormes paquetes de indulgencias a un precio fijo a agentes, por ejemplo cardenales o príncipes-arzobispos, quienes a su vez troceaban y revendían esos paquetes de perdón eterno y los colocaban a agentes locales quienes pagaban una cuantía fija (para luego revender con margen) o un porcentaje de lo que ganaran revendiéndolas por pueblos y villas.

Que la creación de este mercadeo diese origen a una de las épocas de mayor dispendio, lujo y ostentación de la Iglesia no es casualidad. Además que poco a poco personajes como John Wickliffe o Jan Hus empezaron a denunciar que este impúdico mercadeo no hacia si no generar abusos y la sensación de impunidad donde las gentes pecaban de forma consciente sabiendo que podrían luego ser automáticamente perdonados si pasaban por caja.

Claro está que juicios morales aparte uno debe reconocer una buena idea cuando la ve y ¿Por qué deberían los magi seguir quemando vis para crear oro cuando pueden participar de tan magnifico negocio?

Versiones exigua, normal, abundante y legendaria

  • Exigua: El mago Melanchthon ex Bonisagus es un mago itinerante entrenado en una poderosa Alianza de los Grandes Alpes que hubo de abandonar tras su Guantelete. Aun así su maestro le proveyó de la licencia para vender indulgencias en las cercanías de la villa de Tubinga en el sur de las tierras germanas. Aunque requiere viajar mucho y patear caminos el negocio no es malo hasta que en tan solo tres meses le joven mago es atacado por unos bandidos, a los que no logra ver, que lo apalean y roban. Siendo alguien muy poco inclinado al combate pide ayuda a los protagonistas pero ¿es un asalto mundano o hay algo más mágico? ¿Persiguen sus asaltantes solo el oro que acarrea el mago o también las indulgencias? ¿Y tiene su maestro y el desconocido método por el que obtuvo la capacidad de vender indulgencias algo que ver?
  • Normal: Las Alianzas iberas no son extrañas a la hora de recaudar dinero para la continua cruzada contra los mahometanos mediante la venta de participaciones en el Tesoro del Mérito. Con ello se financian armas, suministros y hombres para realizar la guerra contra el ocupante infiel pero ahora un nuevo destino para el dinero se presenta. El confesor del señor local afirma haber tenido una visión: si el dinero se invierte en rescatar a cautivos de los mahometanos mediante rescate el bien hecho será devuelto triplicado. ¿Es una visión verdadera? ¿O un astuto uso de los sahir de sus poderes para tejer historias que busca acabar con el poder cristiano antes de que se materialice?
  • Abundante: Para financiar la nueva catedral de Rouen el arzobispo ha autorizado la emisión de indulgencias que permiten la remisión de pecados mortales. Tal arma teológica ha despertado el interés de muchos agentes que esperan sacar tajada del negocio pero la Alianza de Rexia, y su dinámico Concilium, esperan hacerse con una buena parte del pastel pero un agente misterioso representando a una misteriosa organización llamada σύνδικος (“syndikos” o Protectores en griego) los derrota puja a puja. ¿Quién hay detrás de este agente? ¿Y de donde procede su reserva aparentemente inagotable de oro y conexiones?
  • Legendaria: Desde hace un par de décadas la Casa Mercere de Aviñón ha explotado la venta de indulgencias y participaciones del Tesoro del Mérito con una red que poco a poco cubre gran parte de Europa occidental. El negocio parece ir más boyante que nunca cuando el elector de Sajonia en un movimiento inesperado secuestra y encierra en una mazmorra a su principal vendedor de indulgencias. Al principio parece un claro caso de violencia por parte de un magnate celoso de las carretadas de plata que los agentes de la Casa Mercere obtienen de los crédulos aldeanos. Pero una investigación detallada de los números del agente puede revelar que este llevaba años sisando a los Mercere ¿Qué ha ocurrido realmente y quien es el cuplable?

Mejoras y problemas

Las mejores maneras de lograr hacer más caja con las indulgencias son aquellas relacionadas con conseguir mejores y más poderosos contactos dentro de la Iglesia. Así pues indulgencias firmadas por un abad con fama de santo, arzobispos o el propio Santo Padre tendrán cada vez mejor salida. Además saber de que pie calza el potencial cliente siempre ayuda a adaptar la oferta a las circunstancias:

  • El sello del vendedor de indulgencias (Objeto Mágico  Base 15 + 1 Ocular +2 Grupo +3 por 6 usos diarios TOTAL 41): este sello presenta el relieve de San Mateo apóstol, quien antes de seguir a Jesús era publicano (recaudador de impuestos), inmerso en tareas contables. Aquel quien lo lleve puesto puede oír los pecados más graves que una congregación carga sobre si misma. Hace falta algo de entreno para utilizar el potente objeto pues todas las voces de los pecadores tienen la mala costumbre de sonar a la vez en la cabeza del usuario. En el interior del anillo hay escrita la frase “Omnes peccatores sumus” y por alguna razón el objeto falla al ser utilizado con personas de sangre real.

La principal dificultad con el tema de la venta de indulgencias es que, como todos sabemos, es solo cuestión de tiempo que el delicado encaje doctrinal y teológico de la idea empiece a hacer aguas. Especialmente si el asunto crece lo suficiente como para convertirse en un rentable negocio más enfocado a financiar opulentos estilos de vida que no obras piadosas. Solo es cuestión de tiempo que aparezca alguien como

  • Un párroco metomentodo: (Características: Int+2 Per+0 Pre+2 Com+3 Fue-2 Vit+0 Des-1 Rap-1 Virtudes y Defectos relevantes: Sacerdote, Fe Verdadera, Soberbia, No combatiente, Voto (Celibato) Habilidades Relevantes: Artes Liberales 4 (retórica) Conocimiento del Área 3 (feligreses), Conocimiento de la Iglesia 5 (rituales),Derecho Canónico 6 (Indulgencias) Don de Gentes 4 (aldeanos) Latín 5 (eclesiástico) Liderazgo 4 (Intimidar) Philosophiae 4 (Metafísica)) Este clérigo, al que se le pueden añadir virtudes como Magister in Artibus o Doctor (de acuerdo al manual Art & Academe) puede actuar como oposición al deseo de los personajes de mercadear con indulgencias, ya sea señalando fallos en su consecución como directamente arengando a las gentes del lugar para que no gasten su dinero en los perdones. Su Fe Verdadera puede suponer una eficaz defensa contra la magia, si los magos optan por atacarle directamente, mientras que sus habilidades retóricas y conocimientos pueden servirle como armas en un debate.

1 Comment

  1. Me atrevería a decir que esta es una de las fuentes de ingresos más arriesgadas de todas… no sé yo si a la Iglesia le gustará mucho que los hechiceros metomentodo herméticos se lucren con dinero que podría ir directamente a sus manos…

    Like

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s