Noviembre Hermético 2021 (XIX): Siguiendo el hilo

Nombre y tipo: Fabricación textil (Fabricación)

Descrpición:

Hay pocos bienes comerciales más relevantes en la edad media que los tejidos. En un entorno como el de la Europa Mítica en el que el transporte de bienes a largas distancias era complejo, caro y arriesgado los textiles tenían la ventaja de su escaso peso, poca necesidad de protección o embalaje y la universalidad de su uso. Así pues muchos de los grandes “ciclos de ferias” como los de los Países Bajos empezaron inicialmente como espacios para el comercio de textiles.

Que fueran un bien muy demandado y comerciado pero no implica para nada que su producción fuera sencilla. Dejando de lado la obtención de la materia prima existía todo un proceso industrial (o protoindustrial) por el que esta debía pasar para ser convertida en hilo y finalmente en tela.

Antes de hablar de esos varios procesos pero merece la pena mencionar que, a parte de la lana a la que ya se dedicó un post, dos de los materiales textiles más importantes como el algodón y la seda no eran originarios de Europa si no que fueron introducidos por los árabes en Sicilia y España (el algodón) o por los bizantinos (la seda). En el caso de la seda incluso existe la leyenda, no del todo atestiguada por la historiografía, de que el emperador financió una misión secreta de dos monjes nestorianos para viajar a lo largo de la ruta de la seda y devolver huevos de gusano de seda (que técnicamente es una polilla). Este relato recogido por Procopio y el plan, atribuido a Justiniano, tienen más visos de leyenda que la más probable tesis de que el secreto del origen de la seda ya fuera conocido en tiempos del imperio romano y gradualmente recuperado.

El proceso empezaba incluso antes de la elaboración del hilo con la eliminación de suciedades e impurezas del material en bruto. Esto se hacía por ejemplo en el caso de la lana cardándola con rastrillos en un trabajo que dejaba el vellón mucho más esponjoso, procedimientos semejantes se aplicaban a las fibras vegetales. Una vez limpio el material se procedía al hilado, consistente en tomar las fibras y trenzarlas formando hilos, mediante un huso de mano, enrollando la fibra en un palo y extorsionándola manualmente mientras se gira otra pieza en la que se va recogiendo el hilo, o una rueca (como la de la famosa Bella Durmiente). En cualquier caso el proceso era laborioso y monótono y solía ser realizado por mujeres. De hecho el proceso consumía tanta parte de su tiempo diario que algunas de las escasas autoras medievales que han sobrevivido hablan de estar “encadenadas a la rueca”. El saber hilar era junto al bordar precisamente dos de las habilidades “femeninas” más valoradas por la sociedad patriarcal de la época. Abundantes textos de predicadores y eclesiásticos ensalzan la actividad (quien sabe si precisamente por su alienante monotonía) como remedio contra la supuesta debilidad de carácter de las mujeres. Muchas mujeres pasaban hilando gran parte del invierno y en algunos casos mercaderes emprendedores compraban lana a granel que luego entregaban en deposito a aldeanas al inicio del invierno para recogerla hilada al principio de la primavera.

Los siguientes pasos del proceso eran la preparación para el tejido. En algunos casos se realizaba por ejemplo el batanado consistente en golpear la materia prima para que soltase aceites y tomase una textura más suave. Este proceso podía realizarse a mano con mazos de madera o bien mediante molinos hidráulicos en los que enormes mazos eran movidos por la fuerza de las aguas de un rio o acequia. Este método más mecanizado y moderno era mucho más caro de poner en marcha pero permitía realizar el trabajo de muchos más rápido y con menor personal ¡y sin descansos!.

Una vez el hilo estaba listo llegaba el momento de tejerlo en un telar. El tipo de telar básico era el vertical (se trabajaba de pie con los hilos perpendiculares al suelo) que era utilizado sobre todo en el Norte de Europa y los países escandinavos pero en el sur de Europa fue sustituido, a medida que el tejido salió de los hogares y se profesionalizó en las ciudades, por el telar horizontal que permitía trabajar sentado y manejar urdimbres más complejas mediante un sistema de pedales. El trabajo de tejido a diferencia del hilado pertenecía a la esfera de lo masculino y los gremios de tejedores, así como las agrupaciones de comerciantes de tejidos, fueron poderosas fuerzas (muchas veces opuestas) de la pujanza urbana a partir del siglo XII:

Versiones Exigua, Normal, Abundante y Legendaria

  • Exigua: la belicosa alianza de Caer Penoc en el limite entre Stonehenge y Loch Leglean practica una forma algo extrema de tejido de la lana consistente en atacar a las poblaciones a ambos lados de la frontera, robar ovejas, matarlas y tejer la lana por parte de las esclavas que mantienen su fortaleza en lo alto de un promontorio escarpado. Pero a medida que la civilización hermética ¿Seguirán tolerando la nobleza y las alianzas más sureñas tales desmanes?
  • Normal: el mago Guerni ex Verditius afirma con orgullo que es el mago más rico de toda la Orden. Y aunque muchos pongan en duda la afirmación del mago eremita residente en la ciudad croata de Zara la verdad es que su identidad mundana, como cabeza del gremio de tejedores, le permite disfrutar de una renta superior a muchos nobles. Pero últimamente todo parece salirle mal como si alguien lo hubiera maldito ¿Es esto así o solo mala suerte? ¿Y si hay una mano moviendo los hilos de la Fortuna es esta la negra pezuña del diablo envidioso o la pura mano de un ángel que desea que el rico Verditius se arrepienta de su soberbia?
  • Abundante: La maga Jenny ex Jerbiton ha sabido invertir, al frente de una pequeña Alianza urbana en la villa de Tarragona en Iberia, y multiplicar la riqueza de sus sodales mediante la obtención, de manos de varios barones, del derecho a crear varias acequias en las que instalar modernos molinos de batanar. Esto no solo la ha enfrentado a los villanos que regaban con el cauce original si no mucho más peligroso con la anciana, y algunos dirían que enloquecida, Tremula ex Merinita quien se ha declarado guardiana de ese trozo de naturaleza ahora domada por la maga urbana. ¿Llegará la sangre literalmente al rio en este conflicto entre la tradición y la modernidad?
  • Legendaria: la poderosa casa Mercere de Constantinopla llena sus arcas mediante la producción de paño de seda que luego exporta por toda Europa. El negocio es altamente rentable pero constantemente amenazado por las intrigas de la corte de Bizancio solo mantenidas a ralla con paciencia, sutileza y principescos sobornos que no hacen si no encarecer el producto. Cuando descubran que los magos protagonistas están organizando una propia expedición a Oriente para traer el secreto de la seda a Europa sin el control del Emperador ¿se pondrán a su favor? ¿o preferirán mantener el status quo y bloquear la expedición por medios políticos o sibilinos? ¿O directamente organizar que los expedicionarios no regresen nunca de la ruta de la seda?

Mejoras y problemas

A la hora de mejorar el proceso de producción los magos pueden optar por tratar de sustituir la fuerza humana por la fuerza de las aguas o directamente animar (y así adelantarse a la Revolución Industrial) la maquinaria mediante Rego y pasar de la necesidad de trabajadores. O bien tratar de obtener trabajadores feéricos o mágicos de habilidad sobrehumana:

  • Las nornas: este trio de poderosas criaturas feéricas son las tejedoras, en la mitología nórdica, de las hebras del destino. Aquel quien se aventure a las tierras del norte (y se enfrente a la Orden de Odín) podría o bien raptarlas o bien aprender de ellas mediante la práctica (poseen un nivel 15 en Profesión: Tejer). Pero cualquier trato con las tejedoras del destino puede deshilachar el propio.

Los problemas en la fabricación de tejidos son muchos. Por ejemplo, se dependen de materia prima muchas veces producida lejos del lugar de tejido. O los almacenes llenos de material altamente combustible como la tela son presa fácil de incendios (fortuitos o provocados por competidores). Pero uno de los problemas más peligrosos es la oposición entre tejedores, de clase humilde, y mercaderes de tejidos, de la nueva burguesía urbana, y los conflictos laborales que tarde o temprano han de aparecer entre ellos. Los tejedores saben organizarse y son hombres de excelente forma física (muchas horas usando mazos de batanar o cargando fardos) y cualquier conflicto puede prender la mecha de una revuelta:

  • El inmortal Joe Hill: en Londres hace ya unos años hubo un hombre llamado Joe Hill, oficial tejedor, que se enfrentó a los comerciantes reclamando mejor pago por su labor. Su retórica y capacidad organizativa pusieron contra las cuerdas a los burgueses de la City. Estos lo acusaron falsamente de asesinar a un hombre en una reyerta tabernaria y lo colgaron tras una farsa de juicio aun sabiendo de su inocencia. Pero fue en vano pues desde su muerte Joe Hill (o José el Batanero en Iberia o Jort Wirkermann en tierras germánicas) ha ido reapareciendo en distintas ciudades para organizar a los pobres y desposeídos. Varias veces ha sido aprehendido decapitado, colgado o incluso descuartizado pero siempre reaparece ahí donde más se le necesite. A efectos de juego Joe Hill es una criatura feérica creada por la creencia de los tejedores de toda Europa con la siguiente ficha (Poder Feerico: 35 (Mentem). Caracterísitcas: Int +3, Per +1. Pre +2. Com +2, Fue +0, Des +0, Rap +0. Virtudes y defectos relevantes: Poder feérico mayor (3), Poder feérico aumentado (6), Visión de hada, Halba de hada, Humanoide, Características mejords (2), Restricción (cruzar el Aegis), Restricción (tocar monedas de oro), Voto (defensa de los pobres), No consciente. Personalidad: Encantador +3, Inspirador +3. Pretensiones relevantes Atención 2 (conversaciones), Socializar 3 (gremios), Encanto 4 (Trabajadores), Etiqueta 4 (mercaderes), Intriga 5 (revueltas) Don de gentes 6 (Trabajadores). Poderes Encantar (pag 83 RoP: Faerie), Cambiar forma humana (pag 83 RoP: Faerie), Imagen fantasmal (pag 83 RoP: Faerie)

1 Comment

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s