¡Captatio benevolentiae!

Así con esta alocución latina que designa el recurso, muy común en los textos medievales (ya sean literarios o cartas), de pedir clemencia y entendimiento al lector me veo obligado a empezar hoy.

Deducirá cualquier seguidor avispado del blog que lamentablemente no me dará tiempo a publicar las diez entradas restantes antes de que finiquite el mes de Noviembre. Excusas dispongo a gusto de cualesquiera (todas ellas claro está problemas del primer mundo) pero también puedo ofrecer la ¿tranquilidad? de que las nueve entradas restantes (dispongo de una excelente colaboración que deberá ocupar el puesto XXIV) aparecerán más pronto que tarde.

Y dicho esto ¿habéis visto que la siguiente meta está solamente a unos 700 euros de distancia en el Kickstarter de Finnis Terrae? Y quizás incluso menos pues creo que servidor picará en la edición de lujo del manual básico.

2 Comments

  1. Me das una alegría, me temía que nos dejaras sin las que quedan. Por mi parte no hay ninguna prisa, disfruto de cada una de estas entradas como de un buen vino, así que ánimo, que ya queda menos…

    Like

  2. Tras leer las primeras líneas de la presente entrada pensé, no sin pesar, que se había llegado al punto y final, ¡menos mal que después se produce un giro en el discurso y ese punto y final se transforma en unos puntos suspensivos, dotando de continuidad a las entradas!, ¡ánimo!.

    Like

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s