Noviembre Hermético 2021 (XXII): Romper una lanza ¡a favor de la diversión!

Nombre y tipo: Organización de torneos (Hospitalidad)

Descripción:

¿Hay algo más propiamente “medieval” que un torneo? ¿Pendones al viento, público en las gradas y monturas al galope?

Pues si pues por lo que sabemos los torneos de la Europa Mítica (es decir inicios del siglo XIII) eran aun un hibrido a caballo entre los torneos del final de la edad media (aquellos que nos vienen a la mente a todos) y las más crudas melee de los siglos XI y XII en la que todo el espectáculo se parecía más a una caterva de energúmenos zurrándose en un barrizal.

Dado que los torneos nacieron como entornos donde los escuderos y caballeros cadetes podían probar sus habilidades en el combate a pie. Así pues los participantes, solos o en equipos más numerosos o incluso todos contra todos, se batían bien a le plaisance (es decir con armas romas) o bien a l’outrance (con armas reales). ¡Aun en el formato más “seguro” las lesiones e incluso las muertes no eran raras!

Las justas a caballo fueron haciendo su aparición en el panorama de los torneos de forma generalizada a partir de 1300. Eso no quiere decir que anteriormente no se practicaran, por ejemplo se tiene atestiguado (por la condena y horror de sus súbditos) que el basileos Manuel I Kommenos copió las justas de los reinos cruzados a finales del siglo XII. Eso si las primeras justas eran prácticamente duelos a ultranza con poca de la fanfarria y ritual posterior.

Precisamente durante el siglo XIII (ambientación habitual de Ars Magica) es cuando muchos de los elementos “típicos” de los torneos se irán codificando y consolidando a medida que la identidad de la clase caballeresca se vaya asentando. Se trata de aspectos tales como los heraldos que anuncian la estirpe y nombre de los participantes, la restricción a que solo los nobles puedan participar, las prendas de las damas y en general todo el lujo y gasto asociados con estos actos.

Pues los torneos pasaron de ser un asunto relativamente menor a ser verdaderos, y caros, fastos. Así pues, los gastos de organizar y participar en un torneo fueron creciendo a medida que estos se volvían más complejos y largos. Si en el siglo XII el caballero William Marshal, parangón de la caballería inglesa, disputaba un torneo en un día para la mitad del siglo XIV el torneo celebrado por el Príncipe Negro en Norwich duró varios días al coste de ¡cinco años de salario de un artesano!

Pero un torneo era también una oportunidad para ganar dinero. De forma indirecta mediante el alojamiento de los participantes, sus sequitos y los espectadores de alta y baja cuna así como los negocios (comida, apuestas y otros entretenimientos) que poner a disposición de los asistentes. O de forma más directa mediante la concesión por parte del patrocinador de una renta para organizarlo (y tratar de hacerlo logrando margen) o incluso ganando premios o venciendo a oponentes pues esto daba derecho a quedarse (y cobrar por rescatar) las caras armas y monturas de los derrotados.

Por si fuera poco, los torneos eran lugares clave para la política medieval. En las gradas de la nobleza se tramaban alianzas, se anunciaban compromisos y alianzas o se lanzaban mortales insultos. Por si fuera poco participar en torneos provocó varios vaivenes en la historia de Eurpoa pues gentes como el Duque de Austria Leopoldo V (1194), el Duque de Britania Geoffrey II (1186) o el mismo rey de Francia Henrí II (1559) murieron a resultas de accidentes en torneos.

Y aunque vuestros magi no gocen de codearse con la flor y la nata de la nobleza no debe olvidarse que los torneos solían ir acompañados de entretenimientos más pedestres como competiciones de arquería, torneos de lucha o simplemente una buena francachela para los asistentes menos encopetados.

Versiones Exigua, Normal, Abundante y Legendaria

  • Exigua: La rustica Alianza de Crag Creagach organiza un curioso evento cada equinoccio de otoño y durante las siguientes tres lunas nuevas. Bajo la batuta de Tyler, el capitán de la turba, los habitantes de la Alianza, así como lugareños de pueblos cercanos e incluso visitantes cuyo origen es mejor no preguntar se enzarzan en peleas a puñetazo limpio del ocaso al alba. Los magi han decidido no prestar mucha atención a este peculiar “torneo” dado que las apuestas que mueve son jugosas y las consecuencias no han pasado de algunas caras amoratadas, dientes perdidos y algún hueso roto. Pero cuando el Boina Roja que visita la Alianza aparece muerto, con marcas de haber recibido una manta de golpes, y los magi y grogs de la Alianza se erijan en un muro de silencio ¿lograrán los personajes descubrir si la muerte es un asesinato o un accidente? ¿y lo más importante lo lograrán antes de que los Mercere reclamen venganza?
  • Normal: La Alianza de Joyeux en Normandía se encuentra en un pequeño castillo cerca de Cambrai en Lotaringia y desde hace ya casi dos décadas se encarga, por orden del consejo de notables de la ciudad, de organizar el torneo que conmemora la muerte de Raul du Cambrai (discípulo de San Bernando de Claraval fallecido en 1152) cada 30 de diciembre. Se trata de un día de feria con una melee y un torneo de arquería que actúa como dinamizador del comercio otoñal en la zona y reporta buenos márgenes a la Alianza que aprovecha para colocar ahí algunas de sus artesanías. Para sorpresa de los magos de Joyeux varios poderosos magi tanto del Rihn como de Normandía han anunciado que acudirán al torneo el próximo otoño ¿Es esto algo inocente y pura coincidencia? ¿O se ha visto Joyeux envuelta sin quererlo en las reuniones de los separatistas que tratan de crear el Tribunal de Lotaringia? ¿Deberían ignorar este hecho o tratar de sacar partido posicionándose a favor o en contra de los potenciales conspiradores?
  • Abundante: los magos de Sycamion en el Tribunal de Levante proceden casi todos de los reinos cristianos de Europa y han traído con ellos la afición por los torneos y justas. Han organizado varios en los últimos años y cada uno de ellos ha atraído una gran cantidad de visitantes tanto de los Reinos Cruzados como incluso del califato islámico. Dando lugar a vibrantes justas  con un despliegue de lujo oriental y caballería occidental. En el ultimo torneo pero el Príncipe de Antioquía Bohemundo V pareció sufrir un grave accidente cuando una astilla de la lanza de su rival penetró por la celada del yelmo, fue llevado de urgencia a su tienda de la que para sorpresa de todos reapareció casi indemne. Las malas lenguas, dentro y fuera de la Orden dicen que los magos de Sycamion tuvieron algo que ver con ello ¿Qué hay de cierto en ello? ¿Utilizaron su magia para sanar al Principe? ¿Es esto interferencia con los mundanos? ¿O como rumorean algunos fueron más allá y lo sustituyeron con el personae de uno de los Tytalus de la Alianza?
  • Legendaria: la alianza de Eboris en Paris, fundada por Jerbiton exiliados tras la caída de Constantinopla en 1204, es una de las más dinámicas y pujantes de Normandía. Por lo que no es de extrañar que sus miembros sean algunos de los impulsores y patrocinadores de los grandes torneos y fastos que los reyes de Francia celebran con cada vez mayor frecuencia. El dinero invertido es sagaz y ampliamente recuperado mediante una red de negocios de alojamiento, armeros, proveedores de manjares y demás. La red pero se ha vuelto tan compleja que incluso los cosmopolitas magos de Eboris requieren de ayuda por lo que han decidido invitar a todos los magos de Europa que lo deseen a participar en el siguiente torneo: en la justa, en la competición poética y en el mercadeo de apuestas para ver quien logra el mayor beneficio. Si algún mago, o Alianza, logra vencer en alguna de estas categorías recibirá el titulo de Maitre du fer, Maitre des roses o Maitre d’argent y el derecho a gestionar (con un abundante pellizco para su bolsa) la organización de las justas, la liza poética o las apuestas en nombre de Eboris ¿Se atreverán los magi a tan disparatado como lucrativo reto? ¿Quiénes pueden ser los que tomen el órdago y hasta dónde estarán dispuestos a llegar? ¿Y tienen los magos de Eboris alguna intención oculta?

Mejoras y problemas

La manera más fácil de mejorar un torneo es por la vía de aumentar la fama de aquellos que participan en el mismo de tal manera que se atraiga a más publico y competidores de mayor alcurnia. Algunos incluso podrían plantearse amañar, mediante medios mágicos, el resultado de la contienda (claro está que a ninguno de los lectores de este blog se le ocurrirá algo tan deshonroso). O también puede aumentarse el interés que los magos tienen en el torneo favoreciendo situaciones como:

  • Apuestas herméticas (Bono Menor de Entorno): la Alianza, o sus inmediaciones, es el lugar de celebración de un torneo mundano que ha logrado de suficiente fama como para lograr que otros magos o incluso nobleza feérica apuesten en el resultado de las lizas. Esto puede actuar como una fuente menor de vis de tipo variable.

En cuanto a los problemas pues no es de extrañar que los elaborados rituales que cada vez rodean más a los torneos y justas así como las pasiones que estos levantan sirvan como potentes polos de atracción para metomentodos místicos de todo tipo. Como por ejemplo:

  • La Lanza Imbatible (objeto feérico): aunque en realidad se trate de un palo de escoba en manos de el elegido por las hadas se transforma en una lanza de justa de colores oro y gules con dos cintas de seda festoneando su punzante punta de acero. Además cualquiera que sea tocado por la punta llevando una armadura sale violentamente despedido (imitando un efecto de Rego Terram sin penetración que requiere una tirada de Montar Dif 12 para no ser desmontado). La lanza eso si pierde todo su efecto si su portador (o portadora) revela su rostro a cualquiera (aun que sea por accidente) antes de que finalice el torneo, de ocurrir eso se convertirá en un palo de escoba roto en el momento más inoportuno. Eso es lo que le ocurrió al pobre Paul Allen, un molinero enamorado de la hija del Vizconde local, durante el torneo de San Andrés de 1198.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s