Noviembre Hermético 2021 (XXIV): No hemos venido a hacer amigos

Nombre y tipo: Cobro de impuestos (peajes)

Descripción:

El funcionamiento del fisco, la capacidad para recaudar impuestos, en la edad media era increíblemente complicado. Para empezar el mismo concepto de impuesto era muy discutido. Dada la fragmentación del poder sucedida con la disolución del Imperio Romano de Occidente y la escasa tradición tributaria entre los pueblos barbaros el concepto de pagar un tributo al propio soberano de forma regular resultaba como mínimo espinoso.

Es por ello por lo que en muchas sociedades medievales los impuestos iban íntimamente relacionados con el concepto pactista y reciproco que configuraba el marco conceptual del feudalismo. La intensidad impositiva dependía muchas veces de las posiciones de fuerza relativas entre el obligado tributario y en cualquier caso casi cada cobro requería de una larga negociación respecto a exenciones pasadas, acuerdos y especialidades de cada obligado. Así por ejemplo los Conde-Reyes de Barcelona tenían que convocar a las Cortes cada vez que necesitaban recaudar un impuesto especial y muchas veces eso llevaba (como durante el periodo 1300-1350) a tener que conceder una “carta de gracia” lo que significaba conceder derechos, normalmente nuevas exenciones de tributos futuros, a cambio de caja constante y sonante.

Así pues tenemos una estructura tributaria muchas veces ad hoc (aunque ciertos gravámenes sobre todo relacionados con el uso de bienes señoriales eran más recurrentes) para la que muchas veces la propia estructura del estado, casi indistinguible de la estructura doméstica del príncipe o monarca, muchas veces carecía de la

Para acabarlo de complicar recordemos que la economía medieval era increíblemente poco monetizada o dicho de otra manera el consumidor medio (agrario y pobre) apenas tenía monedas con las que pagar los impuestos. Esto llevaba al pago en especie con las consecuentes dificultades para transformar aquello que se había recibido, una vaca por ejemplo, en aquello que realmente se necesitaba, por ejemplo plata para pagar mercenarios.

Es por ello que no pocas veces un magnate o potentado tratase de subcontratar el cobro de los impuestos. Por ejemplo mediante la venta del derecho a cobrar unas rentas en un futuro a cambio de uno (o varios pagos) a una institución que si que pudiera gestionar el cobro, por ejemplo una abadía. O incluso utilizando partidas tributarias (por ejemplo un portazgo o un impuesto a la venta de ciertos alimentos) como una especie de “feudos monetarios” que conceder en aquellos casos donde los feudos tradicionales basados en la tierra fueran difíciles de obtener (esto resultó especialmente común en el Reino de Jerusalén).

Curiosamente la compra de estos derechos de cobro de impuestos puede ser una gran manera de “limpiar” ingresos de dudoso origen como bien podrían ser los resultados de cierto hechizo de Creo Terram para crear oro de la nada.

Claro está que cualquiera que pretenda colocarse en la industria del cobro de impuestos hará bien en recordar que esta actividad no le va a hacer precisamente muchos amigos. Pues dado que para lograr un margen razonable uno debe expoliar con saña a los pobres desgraciados, alimentando sus ganas de hacer que el publicano (recaudador) tenga algún mal tropiezo en un camino solitario…

Versiones Exigua, Normal, Abundante y Legendaria

  • Exigua: la paupérrima Alianza de Claro del Unicornio en Provença heredó de su protector original, un caballero casi tan arruinado como ellos, el derecho a cobrar la taille (un impuesto directo) sobre los hogares del valle donde se encuentra. El lugar es tan miserable que apenas ha dado para nada pero en los últimos dos años y tras contratar a un nuevo autócrata la recaudación ha subido. Los magos no han preguntado demasiado por la razón pero cuando los campesinos acuden, con horcas y antorchas, a quejarse de que el autócrata ha subido unilateralmente el gravamen ¿Qué harán los magos? ¿Deben en justicia retroceder los cambios del autócrata? ¿Y si ceden ahora que pedirán luego los campesinos?
  • Normal: La vexillatio Tremere del castillo de Poenari recibió el derecho, de manos de los señores de Valaquia, de poder cobrar el diezmo a los campesinos. Y lo hacen con la fría eficacia que caracteriza su Casa, azotando e incluso ahorcando sin problema a aquellos que son remisos a la hora de pagar. Los tributos han sido calculados con exactitud permitiendo a los campesinos sobrevivir pero ingresando a las arcas de Poenari cualquier misero sobrante. Pero tras años de dejarse chupar casi hasta la sangre los campesinos han encontrado un campeón en la persona de Erinia ex Tytalus. Esta magae procedente del Tribunal de Thebas se ha establecido en el territorio de Poenari y aunque no ha reclamado ninguna fuente de vis ha conseguido construir un caso, algo maquiavélico, que le permite afirmar que los abusivos tributos la privan de poder mágico. Además se ha asegurado que varios poderosos magos con poca amistad con la Casa Tremere conozcan su plan y localización, dificultando su discreta desaparición, a la vez que planea acudir a la reunión del Tribunal para hacer valer sus derechos y los de los campesinos. ¿Qué medidas tomará la Casa Tremere? ¿Quién apoya y financia la jugada de Erinia ex Tytalus?
  • Abundante: Los magos de la Alianza de WilesHall en Stonehenge llevan encargados de cobrar las contribuciones en el condado de Herts desde hace tres generaciones. Como atentos miembros de la liga de los rusticani estos Jerbiton han mejorado el funcionamiento de las distintas explotaciones agrícolas del lugar para poder ir cobrando impuestos cada vez más altos. Pero tras la muerte del último conde su hijo, que ha descubierto que el corte de los magos es superior incluso al dinero que le entregan, exige una parte desproporcionada para compensar el dinero que cree que le han sisado en los últimos años. Los astutos magos pero tienen un plan, entregarán y luego robarán el dinero cumpliendo su deber pero a la vez quebrando al avaricioso conde. Para ello han empezado a reclutar a un grupo de magos jóvenes en el continente que puedan ejecutar el trabajo ¿Estarán los personajes a la altura de tan peculiar robo?
  • Legendaria: en el Tribunal de Levante la Alianza de Foothold financia sus acciones militares a favor de los cruzados mediante el derecho a cobrar una moneda de plata por cada diez fardos descargados en el puerto de Jaffa. Dado que la ciudad es llamada “la Puerta de Tierra Santa” esto reporta una verdadera montaña de plata que arma, viste y paga a las fuerzas militares de la belicosa Alianza. Pero acomodados a esa riqueza cada vez son más los magos de la propia Alianza que plantean el reducir sus actividades bélicas y favorecer la concordia con los mahometanos para aumentar el comercio y ser aun más ricos. La situación ha ido escalando y parece que la Alianza puede estar encaminándose a la guerra civil con ambos bandos incorporando a toda prisa a nuevos miembros para reforzar su bando. Si la oportunidad se presenta ¿se unirán a esta disputa los personajes como nuevos miembros de Foothold? ¿De que lado lo harán? ¿Y cuan solidas son sus lealtades?

Mejoras y problemas

Las mejoras que los magos pueden hacer a su negocio de recaudación de impuestos son variadas. Las almas más elevadas pueden optar directamente por ampliar y mejorar el tejido económico del área que tienen permiso para fiscalizar para así aumentar la base imponible (el total sobre el que se calculan los tributos). Otros pueden optar por medidas tales como el juicio aplicar de hechizos de Intellego para reducir el fraude mientras que otros sencillamente pueden escoger aumentar la capacidad para sacudir monedas de los pobres desgraciados mediante algo de “ayuda experta”:

  • Jack “el risas”: este simpático grog es un tipo de mediana edad, algo fondón y empezando a estar bastante calvo, con un pasado poco menos que encomiable a sus espaldas. Desertor de media docena de ejércitos, bandido, cazador de bandidos y ahora recaudador de impuestos lo que carece de sutileza lo compensa con su afición a repartir sopa de nudillos. El tipo que le puso el mote de “el risas” ahora está cubierto bajo dos pies de tierra en una tumba sin nombre. Usar la ficha para “el tipo duro” en el Manual Básico pagina 30.

En cuanto a los problemas uno debe recordar que a nadie le gustan los impuestos. Ni a quien los ha de pagar, obvio, ni muchas veces al magnate que subcontrata su cobro quien siempre sospechará que está siendo estafado por sus recaudadores. Así pues los problemas pueden venir de “ambos lados” del negocio. En algunos casos incluso el problema puede venir de raíz y deberse al hecho de que el tributo que se esté cargando sea manifiestamente abusivo y por lo tanto constituya:

  • Mals Usatges: (Traba Menor de Habitantes): una de las fuentes de ingresos de la Alianza es un tributo que forma parte de los “malos usos” o malas prácticas odiadas por los campesinos. Este puede ser un tributo a cambio de autorizar matrimonios, de heredar, de usar herramientas que no provengan de la forja de la Alianza o incluso ¡en caso de adulterio! Los campesinos odian estos tributos y tarde o temprano esto puede resultar en problemas como revueltas o huida de campesinos hacia otros lugares.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s