Noviembre Hermético 2020 (XVII): Una nueva enseñanza

Título: Disputationem Marcus ex Bonisagus ad Paris 1219 (Lecciones de Marcus ex Bonisagus dadas en Paris en 1219)

Autor: Marcus ex Bonisagus

Escrito en: 1219

Difusión: Media docena de copias en Normandía y posibilidad e encargar copias al autor

Desde finales del siglo XI un nuevo tipo de institución de enseñanza está apareciendo por Europa. Una revolución, coctel perfecto del momento y las ideas adecuadas, está a punto de transformar el paisaje intelectual del continente. Y una vez haya empezado dominará para siempre la manera de adquirir, transmitir y hacer avanzar el pensamiento en el continente. ¿Cuál es esa revolución?

La universidad, por supuesto.

Las universidades, cuyo numero pasará de una al cierre del siglo XI hasta trece a mediados del siglo XIII, aportan varias innovaciones que aunque nos puedan parecer obvias fueron un claro rompe y rasga con la filosofía educativa existente en gran parte heredada de los modelos romano y griego. Así pues, innovaciones tales como el tener profesores especializados en una sola disciplina, el mismo concepto de clase como grupo de estudiantes que comparten y se apoyan en sus estudios, cursos reglados, lecturas obligatorias y enseñanza mediante disputatio (discusión pública de una tesis en la que se demuestra y sustenta esta) permitirán ampliar el numero de estudiantes, disparar la calidad de la enseñanza y permitir de la creación de una verdadera intelectualidad paneuropea.

La revolución que supone la universidad ha sido abrazada por la única organización basada en el conocimiento de Europa, la Iglesia, la pregunta es ¿Cómo reaccionará a ello la otra organización de literati la Orden de Hermes?

Pues aunque los intentos por crear una escuela de magia han fracasado con las únicas excepciones (y en ambos casos son éxitos parciales) siendo la escuela de combate Tremere en Transilvania y la enseñanza de candidatos a aprendiz en Thebas solo es cuestión de tiempo que algún mago emprendedor trate de aplicar estos nuevos métodos educativos.

Y ese magus es Marcus ex Bonisagus filius Aadalbert. Marcus fue el hijo menor de un comerciante de lanas de París quien vio truncada su alegría por el nacimiento de un varón, Marcus tiene cuatro hermanas mayores, cuando el muchacho demostró extrañas habilidades y turbaciones. Se alegró cuando un insigne canónigo de la catedral lo tomó como pupilo y no se preocupó en averiguar que este en realidad era un mago en busca de aprendiz. Poco hay de reseñable en su aprendizaje aparte de decir que demostró una afinidad con la Teoría Mágica pero poca con la práctica de la magia siendo un encantador mediocre y un despilfarrador de vis. Como reseñable decir que viendo esto su maestro le permitió enrolarse en 1201 en la naciente Universidad de París donde completó los estudios necesarios y demostró grandes habilidades como maestro e incluso obteniendo el titulo de Doctor in Theologia.

Así pues con casi treinta años el recién intitulado Doctor y magus completó su educación y se dio de bruces con la realidad: era un mago pobre, en un tribunal con vis escasa y un pater contento en perderle de vista (y que tampoco es que estuviera muy boyante). Sus habilidades y talante no le permitían convertirse en uno de los magos errantes que alquilaban sus fuerzas a las alianzas más poderosas y aunque recibió una considerable herencia de su padre la mayoría era en forma de un caserío a las afueras de Paris, con algunas rentas pero ningún aura mágica.

Por lo tanto la creación de la primera “universidad” hermética no fue producto de ningún plan conjunto de la Orden de Hermes si no de la desesperación de un solo magus.

Dedicó un par de años a hacer construir un aula dotarla de algunos hechizos para contener las trastadas de sus estudiantes y contratar un equipo que lo apoyara: dos escribas, una iluminadora un encuadernador y un recio antiguo sargento que había quedado cojo para que ejerciera de Proctor y mantuviera el orden. Mientras estos se aclimataban a su nueva vida y a la proximidad de Marcus y su Don este preparó su primer libro: un tractatus para la enseñanza de Artes Liberales especialmente pensado para aprendices herméticos. Su recién contratado equipo hizo algunas copias y las hizo circular por los Boinas Rojas junto a su peculiar propuesta: iba a aceptar instruir a tres aprendices del tribunal en Teoría Mágica durante un año pagando su mantenimiento dichos aprendices debían hablar y leer latín y tener como mínimo quince años. ¿Qué pedía a cambio? Un solo peón y un tractatus en préstamo durante ese mismo año para que su equipo lo copiara.

La extraña oferta levantó algunas cejas. Pero la Fortuna, Atenea o la sagacidad de tres magi permitió que al cabo de un año se iniciara el primer Cursus ad Bonisagus theoremata. Los primeros estudiantes fueron Gux filius Heirich ex Verditius, Marissa filia Darius ex Flambeau y Ricard filius Fresengunde ex Trianoma quienes para su sorpresa descubrieron no solo un maestro con amplias dotes para la enseñanza si no un método completamente novedoso. Pues a diferencia de la enseñanza hermética tradicional, más propia al aprendizaje de un artesano sin un claro método o programa o a la enseñanza simbólica de un culto gnostico, Marcus había preparado un claro currículo y enseñaba mediante la disputatio buscando que sus tres discípulos no solo aprendiesen de memoria sobre la Teoría Mágica si no la estructura de pensamiento tras esta. El curso fue un éxito y los estudiantes salieron con un claro dominio que solo podrían haber ganado mediante caros y raros libros o obligando a sus pater a dedicar muchas estaciones a instruirlos.

Por si fuera poco cuando los estudiantes se despidieron Marcus les entregó un regalo: cuatro tractatus con el contenido de las lecciones dicatadas este año. De la misma manera que en una universidad mundana Marcus había colocado a su escriba para que tomase notas de la lección y las compilara en una florilegia de cuatro tractatus que ahora sus estudiantes podrían utilizar como base para construir sus propias bibliotecas. Y ya de paso dar a conocer al peculiar Doctor in Hermeneutica. Este primer florilegia recibió el poco inspirado titulo de Disputationem Marcus ex Bonisagus ad Paris 1219.

No contento con ello Marcus ex Bonisagus dedicó el año siguiente a preparar cuatro comentarios de dichas lecciones y compilarlos en un nuevo florilegia. Estos Comentarios los ofreció libremente a la venta junto a copias de la Disputationem y fueron la base de su creciente fama como profesor hermético.

Cuando en 1221 volvió a ofrecer plazas para el curso de 1223 recibió candidatos no solo de Normandía si no de los tribunales vecinos ¡y eso que había subido el precio en vis!

Así pues mientras espera la llegada de los cinco nuevos pupilos Marcus ex Bonisagus empieza a ser consciente de que puede estar a las puertas de revolucionar el aprendizaje de las ciéncias herméticas y que con tiempo y algo más de inversión podría llegar a crear una verdadera institución de enseñanza.

Aunque ya empiezan a surgir, como con toda innovación, algunas críticas y murmullos ¿es licito para un mago subcontratar así la instrucción de su Aprendiz? ¿Se degrada Marcus ex Bonisagus cobrando por la instrucción? ¿son estos nuevos métodos contrarios a la esencia mistérica del Culto de Hermes? ¿O por el contrario son la herramienta que permitirá dar un salto cualitativo en la siguiente generación de magi?

Estadísticas

Habilidad/Arte: florilegia de Teoría Mágica (cuatro tractati)

Nivel: N/A

Calidad: 12 (Comunicación +3. Pedagogo +5, + Escriba experto/2 +3, Florilegia +1)

Especial: ver en notas de diseño la explicación de las normas sobre Lecciones y Comentarios.

Nota de diseño: las referencias a las dos “escuelas” mágicas (en Thebas y Transilvania) referidas pueden encontrarse en The Sundered Eagle y True Lineages respectivamente. Las normas respecto a las Lecciones y los Comentarios de Lecciones se encuentran en Art& Academe y describen que un escriba puede tomar notas de las clases durante una estación para generar un tractatus de Calidad = Comunicación + Virtudes + (Escriba / 2) para luego el docente comentarla y generar un tractatus de Calidad = Calidad de la Lección + 1 + Bono por Virtudes a lo que se pueden aplicar los bonos habituales. Las normas sobre florilegia se encuentran el Covenants así como las normas para el aula (que no es más que un laboratorio especializado en enseñanza). Como curiosidad un año de estudio bajo Marcus aporta 64px en Teoría Magica. Su florilegia de lecciones suele tener una Calidad de 12 y su  florilegia de Comentarios 16 . Y esto ¡antes de invertir en mejoras de calidad estándar!

1 Comment

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s